La colección para Verano 20 recoge una mezcla de técnicas artesanales, colores cálidos, tintes de ensueño y nuevos productos naturales que aportan un enfoque suavizado y ecléctico a la colección que saca su inspiración de la vida al aire libre y el enfoque en el “wellbeing”.

Para el verano SS20 Sixtyseven propone un regreso al minimalismo renovado con tonos más sofisticados. Estos se derivan principalmente de la familia de los pasteles cosméticos, usando tonos como el beige, el rosado o el tono aqua con acabados mate. Se usan materiales con un cierto aire vintage y atemporal como el cocodrilo que confieren a accesorios y calzado un enfoque sofisticado que puede usarse del día a la noche.